Home > Communications > Noticias del BVSD  
astronauta-Fischer
BVSD news logo span 300 px.png


Graduado de Centaurus habla a la escuela desde la Estación Espacial Internacional
El astronauta Fischer habló de su orgullo como warrior de Centaurus y de sus experiencias en el espacio

LAFAYETTE – El jueves, 31 de agosto, los estudiantes de la Escuela Preparatoria Centaurus tuvieron la oportunidad de hablar directamente con el astronauta de la NASA y antiguo alumno de Centaurus, Jack Fischer, mientras éste daba vueltas por encima de la Tierra en la Estación Espacial Internacional (ISS).


“Creo que es genial. Ha sido, probablemente, una de las mejores experiencias de mi vida”, dijo Ian Jorquera, estudiante de 12o de Centaurus. “No es algo que pase todos los días, que puedas hablar no solo con alguien que viene de Centaurus, sino que se encuentra en el espacio en esos momentos. Creo que es genial”.


El ingeniero de vuelo de la Expedición ISS 51/52 y coronel de la Fuerza Aérea se graduó de la preparatoria en Centaurus en 1992. Fischer obtuvo una licenciatura de ciencias en Ingeniería Astronáutica en la Air Force Academy (academia de la fuerza aérea) y una maestría de ciencias en Aeronáutica y Astronáutica en el MIT (Massachusetts Institute of Technology).


Durante la entrevista de media hora, Fischer respondió a preguntas de los estudiantes de Centaurus. La única condición era que las respuestas no fueran algo que uno, sencillamente, puede buscar en Google, así que Jorquera preguntó cómo protegen los astronautas su equipo y a ellos mismos del impacto de la radiación solar.


“Ya que la atmósfera es lo que bloquea gran parte de la actividad solar, me preguntaba cómo pueden contrarrestarla”, explicó Jorquera. “Me he enterado de que no pueden hacerlo del todo y que tienen que hacer frente a sus efectos”.


Estaba previsto que Fisher se comunicara con los estudiantes mediante vídeo, pero las inundaciones provocadas por el huracán Harvey afectaron al Johnson Space Center de la NASA y hubo que cambiar los planes. En lugar de eso, el astronauta habló a través de una conexión de voz por Internet, lo que no importó en absoluto a los estudiantes.


“Creo que fue algo increíble. Fue una oportunidad para mostrar a los jóvenes que no necesariamente participan en este tema verdaderamente alucinante lo que está ocurriendo en el espacio”, dijo Daniele Reardon, estudiante de último curso de Centaurus.


En esta edad de la tecnología, Reardon hizo una pausa para pensar cómo de sorprendente era estar hablando con alguien que está en órbita a más de 250 millas por encima de la superficie de la Tierra.


“Una de las cosas que noté y me sorprendió es que había un poco de demora entre el momento en que le hacíamos una pregunta y el momento en que llegaba la respuesta”, dijo Reardon. “Algo pequeño, solo segundos, pero se notaba. Te hace pensar en el hecho de que se encuentran a cientos de millas por encima de ti”.


Durante la charla, Fischer habló a un gimnasio repleto de estudiantes sobre el experimento que Centaurus había lanzado al espacio. Los estudiantes del International Baccalaureate de la escuela diseñaron el experimento para comprobar cómo de rápido crecen las bacterias en el espacio, en concreto, con la gravedad que puede generarse dentro de la nave espacial.


“Saber que fue él quien llevó a cabo el experimento y ver todas las fotos que le hizo es genial”, dijo Abby Schmid, graduada de Centaurus en 2016 que trabajó en el proyecto y que ahora estudia en la Universidad de Chicago.


Como Schmid explica, en realidad era la segunda versión del experimento. La primera se perdió a causa de un fallo en el lanzamiento, mientras observaban desde Cabo Cañaveral, Florida.


“Ver como todo, literalmente, ardía en llamas fue muy duro”, dijo Schmid.


No obstante, los estudiantes no se rindieron. A pesar del revés, lo intentaron de nuevo.


“Conseguimos que el experimento fuera incluso mejor, lo que fue estupendo. Además, cronológicamente funcionó muy bien. No hubiera coincidido con Jack ahí arriba si no hubiera explotado. Todo se arregló al final. Estoy contento de que lográramos ponerlo ahí arriba”, dijo Schmid.


El módulo ya ha sido devuelto a Centaurus, donde los estudiantes están analizando los datos. La investigación puede afectar a los futuros vuelos espaciales tripulados por personas, como los propuestos para ir a Marte.


Se prevé que, durante los próximos días, Fischer regrese de la Estación Espacial. Teniendo en cuenta las ovaciones del jueves, es definitivamente un héroe en su alma máter.


“Saber que hemos recorrido los mismos pasillos que alguien que está ahora en la Estación Espacial es genial”, dijo Schmid.


“Es alguien con quien nos podemos identificar”, añadió Reardon. “Este astronauta no viene de una familia súper rica que vive a 3,000 millas de aquí. Viene de la misma escuela que nosotros. Creo que eso es algo increíble que inspirará a la gente”.


VÍDEO RELACIONADO: El astronauta Jack Fischer habla a los estudiantes de la Escuela Intermedia Louisville, escuela a la que también asistió