Boulder Valley School District

Inversiones en bonos para transformar el recreo de los estudiantes discapacitados

Staff on playground
Susan Cousins

Pregunte a casi cualquier estudiante de primaria cuál es su parte favorita de la jornada escolar y es probable que oiga un rotundo: "¡EL RECESO!" Este bienvenido descanso de la jornada escolar brinda la oportunidad de salir al aire libre, jugar, socializar y reponer fuerzas. Sin embargo, para los estudiantes con discapacidades físicas, emocionales o cognitivas, las opciones de equipos de juego pueden ser limitadas y de difícil acceso. 

El Distrito Escolar del Valle de Boulder (BVSD) está trabajando para cambiar esta situación en 16 campus de primaria invirtiendo más de 7 millones de dólares en mejoras de los patios de recreo a través del programa Building for Student Success (Construyendo para el éxito de los estudiantes) de 2022. Las renovaciones se llevarán a cabo en las escuelas con Centros de Aprendizaje Intensivo (CAI) e incluirán nuevos equipos para ofrecer más opciones de juego, así como superficies sólidas para facilitar la maniobrabilidad de los estudiantes que utilizan dispositivos de movilidad. Los estudiantes de seis escuelas, entre ellas Eisenhower, Foothill, Kohl, Lafayette, Primaria Louisville y Primaria Nederland, podrán disfrutar de los nuevos patios de recreo a partir de agosto de este año. 

Los ILC del BVSD atienden a estudiantes con diferentes necesidades de aprendizaje que requieren un equipo de educación especial para ayudarles a ser capaces de aprender a lo largo de su jornada escolar. Sus necesidades académicas pueden verse afectadas por el comportamiento, la función física y/o cognitiva.

La visión es crear parques infantiles donde niños de todas las capacidades puedan jugar, enfrentarse a retos y divertirse juntos. Esto significa ir más allá de la accesibilidad básica para las sillas de ruedas. 

Para explorar cómo podrían ser estas mejoras en las escuelas, un equipo asesor de diseño (DAT) que incluye a padres, terapeutas ocupacionales y físicos, directores, un profesor y el especialista en cumplimiento de la ADA del BVSD, así como nuestro director de Educación Especial, se ha estado reuniendo con el diseñador de patios de recreo Design Concepts desde el otoño pasado. 

El director de Foothill, Sennen Knauer, que es miembro del DAT, explicó que los padres y terapeutas del equipo ayudaron a que las voces de los niños también estuvieran representadas. 

"Había un terapeuta ocupacional (TO) que traía cartas de los alumnos sobre lo que sería útil", explicó. "Sobre todo en torno a los juegos infantiles, tienen opiniones definidas"

Crear experiencias lúdicas para todos
El grupo ha estado trabajando para desarrollar un conjunto de opciones de equipamiento y elementos de diseño preferentes que se utilizarán en todos los proyectos.

El director de Bear Creek, Tanner Dayhoff, otro miembro del DAT, dijo que ha sido típico del BVSD proporcionar equipos accesibles en una escuela cuando había un estudiante matriculado que lo necesitaba. Sin embargo, esos equipos solían estar aislados y las opciones eran limitadas.

"Hemos tenido que trabajar muy duro con nuestros OT para crear una oportunidad, ya sea colocando un columpio accesible o estudiando cómo subir una silla de ruedas a una estructura", explicó Dayhoff. 

Las renovaciones del patio de recreo tienen por objeto ofrecer múltiples posibilidades de juego a los alumnos con discapacidades e integrar esas opciones en las zonas donde jugarán todos los estudiantes. 

Janice Moore, fisioterapeuta que trabaja en varias escuelas del BVSD, explica que un principio rector del diseño ha sido pensar en los estudiantes como exploradores que deben poder llegar a un entorno y decidir por sí mismos qué les interesaría probar. 

"No queremos restringir el acceso de un niño porque pensemos que puede estar limitado por su discapacidad. Queremos que los estudiantes puedan decidir lo que quieren hacer y llegar a ello", explicó Moore.

Moore dijo que esto se traduce en características como estructuras de juego con rampas más anchas para que haya espacio para estudiantes con y sin equipos de movilidad, así como adultos para apoyar las experiencias cuando sea necesario. Las rampas conducirán a opciones de juego como toboganes o paneles interactivos divertidos para alumnos de todas las capacidades. También habrá paneles de juego a ras de suelo, junto con otros elementos como casitas cerradas para sillas de ruedas o paredes sensoriales. 

Los estudiantes podrán disfrutar de la emoción del movimiento en un tiovivo a ras de suelo en el que pueden rodar sillas de ruedas y en giradores con asientos profundos y cómodos. Estos tipos curvos de asientos también hacen que los equipos de rebote sean más accesibles. Algunos de los nuevos equipos tendrán opciones para sentarse o levantarse, de modo que los alumnos puedan elegir cómo utilizarlos. 

Los columpios son siempre populares entre todos los niños. En la actualidad, varios parques infantiles del BVSD cuentan con columpios universales con asiento en forma de "cubo" que proporcionan apoyo para el torso a los alumnos que lo necesitan. Se instalarán más de estos columpios, junto con otras opciones como columpios nido/disco a los que es más fácil subirse.  

Los nuevos toboganes, más anchos, permiten que dos o más estudiantes utilicen el equipo al mismo tiempo. Además, los estudiantes que necesiten más tiempo en la parte inferior del tobogán para esperar a un dispositivo de movilidad o a un cuidador, pueden tomarse ese tiempo sin impedir que los demás utilicen el tobogán. 

Crear oportunidades para las relaciones sociales
Con estos proyectos, el BVSD pretende que los patios de recreo sean más inclusivos y fomenten una mayor interacción social entre estudiantes de distintas capacidades. 

Según Knauer, la visión es que todos los niños puedan jugar más juntos. En lugar de estar limitados a un columpio con un auxiliar de maestro empujándolos, podrían llegar a la estructura de juego y, con ayuda si fuera necesario, relacionarse con los otros niños que están allí.  

Esto se consigue integrando elementos accesibles en las estructuras y equipos de juego, de modo que los alumnos con discapacidad puedan participar en la acción y jugar junto a sus amigos. En una escuela, un columpio "amigo" tendrá dos asientos enfrentados para que varios niños de distintas capacidades puedan columpiarse juntos. En otra escuela, un planeador tiene asientos corridos y un espacio para una silla de ruedas. 

"En el pasado hemos podido colocar equipos, pero estaban aislados. Así que las cosas que estamos tratando de traer ahora serán accesibles a todos los niños y también proporcionarán oportunidades verdaderamente auténticas para socializar que de otro modo no han estado disponibles cuando había astillas de madera o grava que no se podía navegar o columpios que estaban destinados a un solo niño", explicó Dayhoff.

El acceso también será más fácil
Garantizar que los estudiantes puedan acceder a los nuevos equipos es esencial y los planes de renovación también lo tienen en cuenta. En muchos parques infantiles del BVSD, la zona de caída alrededor de los equipos de juego se rellena con mantillo de madera, conocido en la industria como fibra de madera de ingeniería, o EWF. Se considera accesible según la normativa, pero en la práctica es difícil de recorrer para los niños que utilizan sillas de ruedas u otros dispositivos de movilidad. 

El BVSD ha estado utilizando cada vez más superficies sólidas de caucho en los parques infantiles y ampliará estratégicamente su uso en las nuevas renovaciones de los parques infantiles. El pavimento sólido se utilizará en zonas más amplias alrededor de los equipos de juego y para crear carriles anchos que conecten zonas y experiencias de juego. 

Además de ser más accesible, este material tiene la ventaja de necesitar menos mantenimiento en comparación con el EWF, que suele salir volando de las zonas de juego (a menudo a los patios de los vecinos) y tiene que limpiarse y renovarse con frecuencia. Las superficies engomadas también añaden elementos divertidos y coloridos a los parques infantiles.

Algo que celebrar
Knauer afirma que, para Foothill, el momento no podría ser más perfecto. El año que viene, el ILC de la escuela pasará de 10 a 15. 

"Estoy muy agradecido", comentó Knauer. "Creo que de una manera muy real, permite que todos en nuestra comunidad sepan sobre el compromiso de Foothill y el compromiso del BVSD para cuidar y preocuparse por la experiencia de todos los niños en nuestro distrito." 

Dayhoff se mostró de acuerdo: "El hecho de que estemos realizando esta importante labor para aumentar el acceso a nuestros parques infantiles es algo realmente importante. En última instancia, repercutirá en todos los niños, pero cambiará la vida de algunos que, de otro modo, no habrían tenido ese acceso. Esto hay que celebrarlo". 


 

Recent Stories

No post to display.