Boulder Valley School District

Las enfermeras del BVSD tienen como objetivo informar y tranquilizar a las comunidades escolares en un momento de 'miedo y pánico'.

3 of our health services team members
Randy Barber

La enfermera de la Escuela Preparatoria Centaurus, Paula Waldhoff, dice que es difícil creer que la crisis del coronavirus golpeó a Colorado hace solo dos meses.


«Parece que fue hace un millón de años», dijo Waldhoff.

Para ella es imposible olvidar el día, el 4 de marzo, en que los medios de comunicación se dirigieron a Centaurus, después de que un suplente informó a la administración de la escuela sobre un aviso de su línea de cruceros, informándoles que un grupo de personas de un reciente crucero había dado positivo para COVID-19


Las enfermeras se centraron en proporcionar información actualizada durante situaciones caóticas.

En dos meses aprendimos mucho sobre el virus mientras cumplíamos con las órdenes de quedarse en casa y fabricábamos cubrebocas. Como Waldhoff recuerda, en aquellos primeros días era mucho más caótico.

«Hay mucho miedo y pánico durante una pandemia», explicó Waldhoff. «Al principio nadie estaba realmente seguro de cuánto se iba a propagar, quién lo tenía y qué tipo de síntomas había que buscar».

El suplente, que terminó sin desarrollar síntomas, se quedó en casa durante el período de incubación de 14 días y no se informaron otros casos en la escuela. Durante todo el proceso, Waldhoff trabajó para apoyar a sus colegas de la escuela con la información y los protocolos más recientes sobre COVID-19.
 

«Recibimos mucha buena dirección de [directora de Servicios de Salud] Stephanie [Faren] y de los Servicios de Salud. Nos apegamos a lo que la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control de Enfermedades decían en términos de pautas, en términos de precauciones que todos deberían tomar», recordó Waldhoff. «Cuando hay miedo y pánico como ese, realmente tienes que apegarte a los hechos y ser muy pragmático. 'Esto es lo que dicen los CDC', 'esto es lo que dice el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado'. Esa es la información que tenemos que dar a la gente». 


Apoyando a los estudiantes más vulnerables durante la pandemia

Incluso antes de que hubiera un caso confirmado en Colorado, la asesora de enfermería del BVSD, Jill Davis, dice que las familias de sus estudiantes más vulnerables ya habían tomado medidas.

«Vieron que la epidemia se acercaba y empezaron a mantener a los niños en casa en febrero», dijo Davis.

La enfermera matriculada, que atiende a cinco escuelas de la parte oriental del Valle de Boulder, incluidas las escuelas primarias Birch, Kohl, Emerald y Lafayette y la escuela Horizons K-8, dice que trabaja con seis enfermeras cuyo trabajo es brindar apoyo personalizado a los estudiantes que necesitan asistencia médica durante todo el día para participar en el aprendizaje. Desde el principio, ella y sus compañeros de los Servicios de Salud han trabajado para estar al tanto de la información más reciente sobre el coronavirus, para asegurarse de que tanto ellos como el resto de los estudiantes a su cargo estuvieran protegidos.

«Estoy en conferencias semanales del CDE (Departamento de Educación de Colorado) y el CDPHE (Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado)», dijo Davis. «Siempre que el gobernador Polis habla, estamos en eso, trabajamos para que todos conozcan la información más reciente».

Davis dice que mucha gente no se da cuenta de que las escuelas públicas, incluido el Distrito Escolar del Valle de Boulder, están obligadas a atender a estos estudiantes médicamente frágiles.

«Gracias a la medicina moderna, muchos bebés clínicamente frágiles viven más tiempo y vienen a nuestras escuelas», dijo Davis. «Este año he trabajado mucho con una familia que tiene un niño de 3 años que recientemente llegó al BVSD. Está conectado a un respirador y viene a la escuela todos los días con un respirador. He trabajado con dos enfermeras para asegurar que tenga acceso a su educación preescolar. Esto pone su vida en perspectiva, sobre todo durante una pandemia».

En general, una gran parte de su papel es crear confianza, para que las familias sepan que las enfermeras del BVSD cuidarán bien a sus hijos.

«Esas familias llegan aterrorizadas. Estos niños son sus seres amados y están más afectados médicamente de lo que se pueden imaginar», dijo Davis. «El hecho de que confíen en que nuestro distrito escolar cuide de sus seres amados todos los días es un gran regalo».

Ahora está en contacto con sus familias con regularidad para compartir la información más reciente. Como se pueden imaginar, muchas de esas familias tienen preguntas, incluidas sobre los planes de los estudiantes para volver a la escuela. Trabajan para tranquilizarlos.

«Tratamos de aliviar algunas de sus inquietudes», dijo Davis.

Davis también dice que le conmueve el apoyo de la comunidad a los estudiantes que cuida, entre ellos un niño de 8 años en Broomfield que recientemente terminó su último tratamiento de quimioterapia para la leucemia linfoblástica aguda. Vecinos y compañeros de clase hicieron un desfile desde un autos para celebrar.

«Conocía sus batallas», dijo Davis. «Pensé que [el desfile] era muy emotivo».

Tanto Davis como Waldhoff dicen que las interacciones que suelen tener con los estudiantes son las que hacen que sus trabajos sean tan satisfactorios, y es lo que más extrañan durante la pandemia.

«En verdad mejoramos al estar cerca de la gente, al ayudarlos y al escucharlos», dijo Waldhoff. «Ha sido muy difícil no tener ese contacto humano, como lo ha sido para todos».

Ambas enfermeras invitan a los estudiantes y a los padres a que se acerquen para hacer preguntas relacionadas con la salud. Dicen que están felices de responder preguntas sobre COVID-19 y quieren que todos recuerden que se enfocan en el niño como ser integral, así que si un estudiante está luchando con la crisis física, mental o de comportamiento, pueden ayudar a contactar a las familias con los recursos que necesitan.

«Muchos estudiantes experimentan ansiedad y presión. Si usted ve que su estudiante tiene problemas con eso o no lo está enfrentando bien, también podemos ayudar con eso», dijo Waldhoff.

También recomienda a todos los adultos que estén atentos a la fatiga de compasión. Aunque es un término que se utiliza generalmente en la atención médica, Waldhoff compartió recientemente información con los educadores de Centaurus.

«Siempre se preocupan por otras personas. Puede estar en verdad desgastado. Puede tener un impacto especial en un momento como éste, cuando se te pide que hagas eso más de lo que jamás has hecho antes», dijo Waldhoff.

De acuerdo con el Proyecto de conciencia de fatiga de compasión, los síntomas incluyen:

  • Culpas excesivas

  • Emociones reprimidas

  • Aislamiento de otras personas

  • Recibir una cantidad inusual de quejas de otros

  • Expresar quejas en exceso sobre las funciones administrativas

  • Abuso de sustancias que se usan para enmascarar los sentimientos

  • Comportamientos compulsivos como gastar demasiado, comer demasiado, apostar, adicciones sexuales

  • Malos cuidados personales (por ejemplo, higiene, apariencia)

  • Problemas legales, endeudamiento

  • Reaparición de pesadillas y recuerdos de un evento traumático

  • Enfermedades físicas crónicas como problemas gastrointestinales y resfriados recurrentes

  • Apatía, tristeza, ya no encuentra que las actividades sean placenteras

  • Dificultad para concentrarse

  • Fatiga mental y física

  • Preocupación

  • Negación de los problemas

Ella recomienda a los educadores que sean pacientes y flexibles con ellos mismos.

«Estás haciendo lo mejor que puedes», dijo Waldhoff. «Entraste en esta profesión porque te preocupas por la gente y quieres ayudar. Eso es lo que estás haciendo. Sólo tienes que cuidarte a ti mismo también durante este tiempo».

Es un buen consejo para todos nosotros en estos tiempos difíciles.


 

Recent Stories

No post to display.