Boulder Valley School District

Una maestra de la Primaria Lafayette regala el don de la vida; anima a otros a hacer lo mismo

Una maestra de la Primaria Lafayette regala el don de la vida; anima a otros a hacer lo mismo
Randy Barber

“Me siento como si debería escribir un libro", dijo Jennifer Weaver, una maestra del centro de aprendizaje intensivo en la Primaria Lafayette. “Es una de esas historias que se escuchan demasiado fantásticas como para ser reales".

Este verano, después de leer un mensaje en las redes sociales, Weaver decidió, sin dudarlo,  donar uno de sus riñones a una desconocida. En poco tiempo las dos mujeres se hicieron amigas inseparables.

“Un día durante las vacaciones de verano, amanecí y leí la historia de Shyamlee en Facebook", explicó Weaver. “Ella es una madre de familia que recibe diálisis tres veces por semana y sufre de insuficiencia renal. Era una historia muy desgarradora".

La parte que inmediatamente le llamó la atención fue el hecho de que ella y Shyamlee Pringle, de Boulder, tenían el mismo grupo sanguíneo.

“La verdad es que no tuve que pensarlo mucho. Hablé con mi esposo y le dije que había leído la historia y que sentía que tenía que ayudar", dijo Weaver.

Él la apoyó totalmente y —nuevamente sin vacilar— Weaver inició el proceso, llenando todos los documentos necesarios para ser una donante en UC Health.

“Es un proceso muy exhaustivo. UC Health sólo aprueba a las personas que piensan que son muy saludables y que tendrán buenos resultados después", dijo Weaver. “Me pasé todas las vacaciones de verano visitando al doctor, tomando pruebas y más pruebas de seguimiento".

En julio Weaver recibió las noticias que estaba esperando. No solo la aprobaron para ser una donante de órganos viviente, sino que también era compatible y tendría la oportunidad de donar su riñón a Pringle.

LEA MÁS: Residente de Boulder recibe un riñón de una residente de Dacono

“Me comuniqué con ella por Facebook y le dije, ‘nunca has escuchado de mí y no me conoces, pero soy tu donante y ya me aprobaron'. Eso fue el comienzo de los mensajes por Facebook", dijo Weaver. 

“Dios mío. Si fueras a describir el tipo de persona al cual te sentirías increíble siendo un donante, ciertamente sería ella", añadió Weaver. “Entre más hablamos y nos conocimos, más se alinearon totalmente y completamente nuestros valores, la manera en que criamos a nuestros hijos y las cosas en las que creemos. Era como si nuestra amistad fuera predestinada".

La cirugía tuvo resultados buenos para ambas mujeres. Siguen en contacto diario, lo cual le ha permitido a Weaver vislumbrar los altibajos que Pringle siente a medida que sus médicos trabajan para asegurar que su cuerpo no rechace el nuevo riñón.

“Es difícil escuchar que ha regresado al hospital y que no puedo hacer nada", dijo Williams. “Todo indica que el riñón está en muy buen estado”.

Weaver ahora está animando a otras personas a ser donantes vivientes de órganos. Dice que la lista de espera para un órgano es de 10 años para la mayoría de los pacientes, y a pesar de que muchos de los órganos donados provienen de personas fallecidas, los órganos vivientes son óptimos y el efecto es mínimo para el donante.

“Ha sido difícil escuchar a las personas decirme ‘eres una héroe', ‘eso es increíble', porque simplemente fui al hospital, me dormí un rato y todo salió bien.” 

Regresó a la escuela después de tres semanas de recuperación.

“Mi esperanza de vida es totalmente normal", dijo Weaver. “Mi pronóstico es igual que cualquier otra persona. No tengo que cambiar de manera significativa mi estilo de vida".

“Nunca existirá el momento perfecto. Cuando se presenta, tienes que tomar la oportunidad para ayudar a los demás", comentó Weaver.

Ella dice que se sintió como si estuviera contribuyendo algo al mundo, en un tiempo durante el cual es fácil sentirse incapaz.

“Con la pandemia y toda la inquietud que estamos sintiendo, en vez de estar estresada quería hacer algo y de alguna manera hacer una contribución", dijo Weaver. “Aunque no estaba directamente relacionado con lo que está pasando en el mundo, era algo que yo sentía que sí podía hacer".

Weaver dice que ella simplemente es así.

“Fue una extensión natural para mí. Como maestra, tienes que tener un cierto tipo de personalidad. Tienes que preocuparte por los demás. Esta fue otra manera para mí de ayudar a alguien", dijo Weaver.

La maestra de educación especial dice que cuando les dijo a los padres de los alumnos en su aula la razón de su ausencia, se sintió totalmente abrumada por la reacción.

“Uno de mis estudiantes me mandó un video el día antes de la cirugía que decía ‘te quiero, eres mi héroe’", dijo Weaver. “De hecho, me puse a llorar".

Otro mensaje que le mandó una madre la hizo reír.

“Le dijo a su hija que no estaba en la escuela porque había donado un riñón y su hija dijo, ‘¡un gatito!’”, comentó Weaver con una risa.

Puede aprender más sobre el proceso de ser un donante viviente en www.organdonor.gov y apuntarse para donar un riñón o hígado viviente en la página web de donantes vivientes de UC Health.


 

Recent Stories

No post to display.