Home > Communications > Noticias del BVSD  
Learning-Innovations

No hay límites para el aprendizaje innovador

El aprendizaje basado en proyectos está fomentando el compromiso y la alegría en las aulas de BVSD

El mundo está cambiando con rapidez. Teniendo en cuenta los avances en tecnología y la velocidad de la innovación, es difícil imaginar a qué se enfrentarán los alumnos más jóvenes del Distrito Escolar del Valle de Boulder cuando se gradúen de la escuela secundaria en apenas dos décadas.

«Estamos preparando a los niños para trabajar en un mundo en constante cambio, sabiendo que la mayoría de las profesiones que estos niños vayan a ocupar ni siquiera existen hoy», dijo el director de la escuela Meadowlark, Brent Caldwell.

«A día de hoy, no tenemos ni idea de lo que haremos dentro de dos años», explicó Ed Schwalenberg, gerente de productos de Google Boulder. «Mucha gente en Google está trabajando ahora en el Asistente de Google: esa cajita con la que hablas y dices cosas como: 'Ok, Google, dime cómo llego al aeropuerto' o 'Ok, Google, enciende mi televisor’. Algo así ni siquiera estaba en los planes de hace dos años, y ahora tenemos a muchos gerentes de proyecto trabajando en eso».

«Si eres un estudiante del primer año de secundaria y calculas un promedio de ocho años en educación antes de ingresar al mercado laboral, ¿qué significa eso? ¿Qué estaremos haciendo dentro de ocho años a partir de ahora? No tenemos ni idea», agregó Schwalenberg.

VIDEO: El futuro del trabajo: ¿estarán nuestros niños bien preparados?

Una cosa es cierta, la educación tiene que adaptarse para seguir el ritmo de los cambios.

«Antes se decía que la adaptabilidad era una de las habilidades principales que necesitaban los alumnos, pero ahora nos estamos alejando de eso, porque hablar de capacidad de adaptación presupone que sabemos cuál es el problema», explicó Lisa Lovett, directora asociada de la Universidad de Colorado Boulder para relaciones de empleados en CU Boulder Career Services. «La tecnología, la vida, los negocios, se mueven a un ritmo tan rápido que no sabemos cuál es el problema de mañana, por lo que, en lo que nos centramos ahora es en la agilidad, que implica no conocer el problema, sino saber cómo ajustar lo que estamos haciendo, para poder encontrar los problemas o la solución a esas cosas».


VIDEO: Sir Ken Robinson - Cambiar los paradigmas de la educación

El modelo tradicional de educación surgió durante la revolución industrial a semejanza de las líneas de montaje.

«Las escuelas tradicionales [de nuestra nación] fueron creadas con maestros que impartían los conocimientos y habilidades que la gente necesitaría para trabajar en las fábricas. Ahora todo el conocimiento que uno necesita está disponible en todo momento a través de Siri o Google. Ya no se trata de memorizar conocimientos y dominar las habilidades rutinarias. Se trata de ser creativo y poder colaborar, de saber comunicarse y pensar críticamente», dijo Caldwell. «Algunas de las compañías más innovadoras y de alta tecnología en el mundo se están mudando a Boulder debido a la calidad de vida. Y nos están diciendo que incluso los jóvenes que salen ahora de la universidad realmente no están preparados para trabajar en el mundo laboral en constante cambio, adaptativo y creativo. Es muy diferente a lo que era hace 5 o 10 años atrás».

«Si pensamos en cómo es el mundo en este momento, todavía hay trabajos ‘de 9 a 5’, pero eso está cambiando, está evolucionando, ¿no es cierto?», agregó Katie Gambardella, una maestra de 3r. grado de la Escuela primaria Ryan STEAM. «Cuando estos niños de ocho o nueve años sean adultos, todo será muy diferente. Tenemos que garantizar que puedan adaptarse y vivir en ese mundo incómodo, tener agallas y ser capaces de resolver problemas, comunicarse entre sí, ya que eso es lo que necesitarán para tener éxito».

Por esta razón, los educadores de BVSD están repensando la forma como enseñan. Aunque los estudiantes siguen aprendiendo contenidos, ahora se pone la atención en desarrollar habilidades como pensamiento crítico, creatividad, colaboración y comunicación, -habilidades que les serán útiles toda su vida, independientemente de los cambios- y se hace a través del aprendizaje empírico, como el aprendizaje basado en proyectos y el aprendizaje basado en problemas.

«Una de las cosas más impresionantes que he visto es la estrecha integración de contenido académico sólido y riguroso en estos proyectos, que se hace de manera significativa», dijo Kiffany Lychock, directora de Innovaciones Educativas de BVSD. «No estamos hablando solo de nuestros alumnos mayores de secundaria... A través de estas atractivas oportunidades de aprendizaje, nuestros alumnos más jóvenes también practican este tipo de pensamiento profundo y riguroso».

Durante estos proyectos, se estimula a los estudiantes a tomar la iniciativa en su aprendizaje, mientras que sus maestros los guían y los respaldan. El resultado es un aprendizaje que capta la atención de los alumnos y los convierte en exploradores empoderados.

«Esto les da a los alumnos un gran sentido de propósito. Tiene un profundo sentido para ellos, es el sentimiento de que lo que hacen tiene repercusiones, que es algo más grande y más amplio que ellos mismos», dijo Lychock.

Los seis principios rectores de la innovación de BVSD

Hace unos años, el Distrito Escolar del Valle de Boulder trabajó en definir los componentes clave que definen este tipo de enseñanza para BVSD. Más de 200 educadores participaron en la discusión, que finalmente resultó en estos seis Principios Rectores de la Innovación. MÁS INFORMACIÓN AQUÍ.

Como se muestra en los videos adjuntos, estos principios se aplican en todas las escuelas -nuevas y antiguas- en todo BVSD y en todos los niveles, desde el jardín de infancia hasta el 12.° grado.

1. El aprendizaje se basa en la investigación


Creemos que aprender es un viaje inspirado por preguntas auténticas. A través de la investigación, los alumnos adquieren conocimientos, capacidades, formas de pensar y habilidades que a su vez los preparan para la siguiente etapa en el viaje. La investigación la pueden instigar facilitadores que guían a los alumnos en su viaje hacia el conocimiento y las habilidades específicas, o en el mejor de los casos, puede surgir del propio alumno. Fomentaremos una cultura en la que preguntar sea tan importante como responder, y en la que se desafíe y anime a los alumnos a preguntar.

2. Aprender fomenta una cultura de curiosidad y asunción de riesgos

Creemos que para tener éxito, primero hay aventurarse y probar. En su intento por entender las cosas, los alumnos deben tener la oportunidad, la orientación para y el estímulo de asumir riesgos adecuados, lo que amplía los límites de lo que saben y pueden hacer, o lo que podría ser el status quo. Apoyamos la asunción de riesgos en el proceso de aprendizaje, —grandes y pequeños— para los alumnos de todas las edades. Creamos activamente una cultura donde la curiosidad se valora por encima de la memorización, y el fracaso en la búsqueda de la comprensión se valora por encima de la complacencia en el proceso de logro.

3. El dominio de conocimientos se puede demostrar de muchas maneras

Creemos que hay muchas maneras de demostrar la comprensión profunda y el dominio de las habilidades. Los alumnos desarrollan habilidades y demuestran lo que saben, y lo hacen de maneras que otros pueden ver, comprender y desarrollar. Se desafía a los alumnos a presentar su comprensión de forma verbal, visual, digital y realizando proyectos a través de múltiples soportes. Los facilitadores del aprendizaje y los propios alumnos utilizarán una variedad de herramientas y medirán sus habilidades y conocimientos de múltiples maneras.

4. El aprendizaje es un proceso social

Creemos que el aprendizaje requiere interacción. Cuando el aprendizaje se lleva a cabo de manera aislada, no hay oportunidad de interactuar con los pensamientos de los demás. Cuando les proporcionamos oportunidades de colaboración, los alumnos usan el pensamiento de otros para inspirar, mejorar y reflexionar sobre su propio aprendizaje. Los alumnos buscarán mecanismos eficaces de colaboración que conlleven un aprendizaje más profundo y significativo. Aspiramos a fomentar una cultura que estimule la interacción significativa, construya comunidades donde todos los alumnos se sientan seguros, escuchados y valorados.

5. El aprendizaje es poderoso cuando los alumnos crean soluciones a desafíos auténticos que afectan a su comunidad a nivel local, nacional o global

Creemos que el mundo real es el contexto más relevante para aprender. Cuando los alumnos aplican sus conocimientos y habilidades a los desafíos que repercuten en el mundo en el que viven, es más probable que estén interesados ​​en lo que están aprendiendo. El aprendizaje en contextos auténticos proporciona a los estudiantes un mayor sentido de propósito para su aprendizaje. Creamos y facilitamos experiencias de aprendizaje académicamente rigurosas, proyectos, estudios de casos, períodos de formación y aprendizaje a través del servicio que les da a los alumnos la oportunidad de tener un impacto en sus comunidades inmediatas y más amplias.

6. El aprendizaje está personalizado y dirigido por el alumno

Reconocemos la importancia de que los alumnos desarrollen habilidades y capacidades para ejercer altos niveles de autogestión, apropiación y responsabilidad sobre su propio aprendizaje. Proporcionamos experiencias de aprendizaje que enfatizan la autonomía del estudiante, la elección, la autoevaluación, las iteraciones múltiples, la exploración activa y una variedad de modalidades de aprendizaje. Los métodos de enseñanza cimentarán y enfatizarán la orientación estructurada, la facilitación, la enseñanza y revisión entre pares, las conexiones con la comunidad y otras estrategias diseñadas para que el aprendizaje sea significativo, relevante, atractivo y efectivo.