Home > Communications > Noticias del BVSD  
Los estudios y los expertos indican que entrar más tarde a la escuela tiene beneficios considerables para los estudiantes

girl-white-board-header.png


Los estudios y los expertos indican que entrar más tarde a la escuela tiene beneficios considerables para los estudiantes

La decisión reciente del Distrito Escolar del Valle de Boulder de atrasar la hora de inicio para las escuelas preparatorias fue recibida de buena manera por muchos de los padres, incluyendo dos psicólogas clínicas que se enfocan en fomentar los buenos hábitos de sueño.

Vyga Kaufmann, PhD y Natalie Whiteford, PhD son las fundadoras de Summit Behavioral Sleep Medicine, un consultorio en Boulder que trata a las personas con trastornos del sueño, y se emocionaron muchísimo cuando escucharon la noticia.

«Las familias del BVSD se pueden sentir orgullosos de que los administradores están adoptando normas basadas en la ciencia. Esto es genial», dijo Kaufmann.

«Mis hijos están en San Vrain y tengo envidia [de la hora más de inicio más tarde]», agregó Whiteford. «Espero que San Vrain haga lo mismo».

Las dos dicen que los estudios científicos son claros – las horas tradicionales de entrada y salida no concuerdan con las necesidades biológicas de nuestros estudiantes adolescentes.

Investigación: Los adolescentes necesitan dormir más y hasta más tarde
Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), «durante la pubertad, a los adolescentes les da sueño más tarde y necesitan dormir hasta más tarde en la mañana debido a cambios en sus ritmos biológicos».

«Esto es un fenómeno global», dijo Kaufmann. «Este movimiento circadiano ocurre para casi todos los adolescentes y casi todos los mamíferos en todo el mundo. Hasta los monos adolescentes molestan a sus padres porque se quedan despiertos más tarde».

Aunque es posible para los estudiantes llegar a la escuela a las 7:30 a. m., los expertos del sueño dicen que esto no ayuda con el aprendizaje. De hecho, la Academia Americana de Pediatría ha recomendado que la escuela secundaria y preparatoria comience a las 8:30 a. m. para que puedan dormir lo suficiente.

«A menudo se hace la comparación que pedirle a su estudiante que se levante a las 6 o 7 a. m. es como pedirle a un adulto que se levante a las 4 o 5 de la mañana. Aunque no es desastroso, creo que nadie se siente bien cuando se levantan dos horas más temprano de lo que es normal», notó Kaufmann.

Para poder sentirse más despiertos, muchos estudiantes usan estimulantes como Red Bull o cigarrillos electrónicos, lo cual crea más preocupaciones de salud.

Siguiendo el ejemplo de otros distritos escolares
Una cantidad de escuelas públicas en Colorado, incluyendo las escuelas de Cherry Creek y el Distrito Escolar de Thompson, ya han implementado horas más tardes de inicio mientras que otras lo están pensando. Se han hecho estudios en una cantidad de distritos escolares fuera de Colorado durante esta transición y según un informe que publicó hace poco el distrito escolar de Seattle, los estudiantes y la comunidad han visto un gran beneficio.

«Los estudios demuestran que cuando la hora de inicio es más tarde, duermen más. Cuando los niños se vuelven adolescentes, su ritmo circadiano cambia naturalmente. Entonces, sin importar que apaguen sus dispositivos y vayan a la cama más temprano, no es el mejor tiempo para sus cuerpos para el sueño y puede que les sea más difícil dormir. Es durante las horas de la madrugada cuando sus cuerpos están más listos para dormir», dijo Whiteford. 

«Los estudiantes están reportando que se sienten mejor», agregó Kaufmann. «Dicen que se pueden concentrar más fácilmente y no se sienten tan cansados durante el día».

Whiteford y Kaufmann a menudo escuchan de los padres que dormir más tarde es lo mismo que ser flojo y que tendrá un impacto negativo en la habilidad de los estudiantes de prepararse para la vida después de la escuela.

«Vivimos en un mundo de adultos, con horarios de adultos. Se nos está pidiendo que cambiemos nuestras experiencias por las de los adolescentes. Quizá no nos guste porque nosotros tuvimos que lidiar y vivir con eso cuando estábamos creciendo, así que puede ser un poco difícil aceptar ese cambio. Se siente un poco indulgente, ¿no?», dijo Kaufmann.

Ellas sugieren ver la situación desde un punto de vista diferente. Dicen que permitir que los cerebros de los estudiantes descansen el tiempo necesario para desarrollarse apropiadamente los ayudará a tener éxito en la vida profesional que, por cierto, no sucede hasta después de la universidad, cuando la mayoría de los estudiantes tendrán la libertad de cambiar sus horarios para mejor satisfacer sus necesidades biológicas y su estilo de vida.

«No lo vean como sueño, véanlo más bien como una ‘ducha mental’», dijo Kaufmann. «Con el tiempo, la mayoría de las personas volverán a cambiar su horario cuando son adultos y es más fácil para ellos levantarse más temprano y no tener que lidiar con una falta habitual de sueño».

¿Cuánto deben dormir los adolescentes?
Los adolescentes deben dormir entre ocho y diez horas cada noche, según la Fundación Nacional del Sueño. Han hecho las siguientes recomendaciones para la cantidad de sueño, por grupos de edad:
  • Preescolar (3 a 5 años de edad): 10-13 horas
  • Niños de edad escolar (6 a 13 años de edad): 9-11 horas
  • Adolescentes (14 a 17 años de edad): 8-10 horas
«Basado en datos epidemiológicos, se sabe que casi la mitad de los niños están recibiendo siete horas o menos de sueño cuando tienen clases el próximo día. Los padres a veces pueden pensar que están recuperando ese tiempo los fines de semana, pero hay aún más problemas que se crean cuando los niños duermen más tarde el sábado y domingo y después tratan de irse a dormir más temprano el domingo por la noche para despertarse más temprano el lunes», dijo Kaufmann.

Por supuesto, todavía intervienen hasta más factores para que los estudiantes duerman apropiadamente. Según el CDC, los malos hábitos del sueño a menudo se asocian con varios riesgos para la salud, incluyendo el sobrepeso, el consumo de alcohol y tabaco, el uso de drogas y el bajo desempeño académico.

También, en años recientes se ha enfocado mucho en la luz azul que emiten los teléfonos inteligentes y las computadoras.

«Llamamos rectángulo brillante a cualquier dispositivo que emite luz azul, que reprime la producción de melatonina en el cuerpo. La melatonina afecta el horario del sueño», dijo Kaufmann. «Natalie y yo hemos recibido muchas preguntas acerca del uso de las computadoras por parte de los estudiantes para hacer la tarea. Es una verdadera preocupación que requiere un cambio en el horario para hacer la tarea o por lo menos una limitación a la cantidad de luz azul a la que se exponen los estudiantes durante la noche». 

Horas de inicio más tardes = estudiantes felices y saludables
El cambio a la hora de inicio de las clases es solo una parte de la ecuación, pero los expertos dicen que ayudará a los estudiantes a ser más exitosos.

«Los niños están aumentando su sueño por 30 minutos o más cada noche. Eso es una cantidad considerable. Es muy significativo, especialmente cuando uno lo ve como un efecto acumulativo. Conseguir una media hora más de sueño todas las noches, todas las semanas – los padres van a ver un cambio en el estado de ánimo de sus hijos. Lo van a ver», dijo Kaufmann. Whiteford agregó, «Van a aprender mejor en la escuela. Van a retener más información. Van a estar más preparados para la universidad. También se van a portar mejor, estarán de mejor humor en casa y se sentirán mejor en general».