Home > Communications > Noticias del BVSD  
PARIDAD

Los padres del BVSD ganan confianza en PARIDAD


“Todos los padres quieren que sus hijos tengan una educación exitosa”,  dijo Denys Vigil, co-fundador de un programa único en el Distrito Escolar del Valle de Boulder en el que los padres abogan responsablemente en el interés de sus menores: PARIDAD.


El programa nació de la necesidad de ayudar a padres latinos a contribuir en el éxito educativo de sus hijos. Con un enfoque colaborativo, los padres se reúnen en un círculo, comparten sus obstáculos, aprenden donde pueden encontrar ayuda y crean una red de apoyo. La meta es ayudar a los padres a generar la autoestima necesaria para convertirse en miembros activos de la educación de sus hijos. La participación de las familias latinas ha aumentado en los últimos cinco años, y un nuevo grupo de padres se graduó en PARIDAD el pasado 12 de mayo.


PARIDAD empezó hace siete años a partir de una idea de Tikki Heublein y Denys Vigil, quienes habían estudiado la amplia investigación sobre la participación de los padres realizada en los últimos 25-30 años y la habían adaptado con el fin de incrementar la participación de la comunidad latina en las actividades escolares. Aunque PARIDAD ha sido implementado para familias de habla hispana, el currículo también está disponible en inglés y puede beneficiar a quien pueda estar interesado.


“Cuando los padres se involucran, no importa su nivel de ingreso, o su idioma natal; cuando los padres se involucran de manera significativa, sus hijos mejoran”, afirma Tikki Heublein. “Existe un mito en nuestro sistema escolar que los padres latinos no se interesan en la educación de sus hijos, y eso es una mentira”, agregó.


Lo que es cierto es que hay diferencias culturales en cómo los padres abordan la educación de sus hijos y estas diferencias son la raíz de esta presunción.


“En México y partes de América latina a los padres no se les anima a participar en las actividades escolares, lo cual es muy diferente aquí en los Estados Unidos, donde queremos que los padres se involucren,” nos cuenta Denys Vigil. “Los padres latinos necesitan saber que pueden influenciar en la educación de sus hijos y que deben creer en sí mismos”, comentó.


“A nosotros los padres latinos no nos gusta que nos digan qué tenemos que hacer, nos gusta que nos digan cómo tenemos que hacerlo y entonces lo hacemos. Dime cómo hacerlo y yo lo hago”, explica Ere Juárez, madre y educadora de PARIDAD.


“La educación es algo grande, abarca tantas cosas, en cuanto empezamos a darles información a los padres, ellos empiezan a añadir más, a cambiar. La transformación de haber tenido tantos años la educación de nuestros países, y luego llegar aquí (a Estados Unidos) y de repente tener que cambiar, es increíble, es muy lindo,” dijo Juárez “. De repente ver padres que nunca habían estado en la escuela, estar yendo, preguntando, abogando por sus hijos, eso es hacer el cambio”. Es esta transformación cultural la que ha ayudado a los padres latinos a marcar la diferencia.


“El programa me ha enseñado a navegar el sistema y a perder el miedo”, dijo Marina Díaz, quien se ha graduado dos veces del programa, ya que el el currículo tiene un nivel general PARIDAD 1 y un nivel de preparatoria llamado PARIDAD 2. Díaz le da crédito al programa por su propia transformación, de ser una madre desconectada, a una madre involucrada en las actividades de la escuela. Por eso invita a todas las familias a participar.


“El programa nos va a enriquecer para toda la vida, va a ayudar a que nuestros hijos alcancen las metas de la universidad y tengan una mejor calidad de vida”, dijo Díaz.


Oscar Flores, padre del BVSD y graduado de PARIDAD, ha visto “padres que llegan (al programa) sin saber nada, sin entender nada, creyendo que es tan simple como en nuestros países, donde solo dejamos al niño en la escuela y lo vemos más tarde. He visto a padres ser capaces de atender una necesidad directa con el distrito, ir a hacer una cita con los profesores, con consejeros. Es increíble el nivel de confianza que el programa le da al individuo. Y eso es grande.  Porque cuando puedes cambiar el curso de una familia puedes tal vez estar ayudando a que una nueva generación tenga los grandes beneficios de la confianza en la educación y a que alcancen un potencial más elevado”.