Home > Communications > Noticias del BVSD  
Sombrero-March

Aprendizaje práctico sobre la naturaleza en Sombrero Marsh

Students net water insects during visit to Sombrero Marsh

BOULDER – Cuesta creer que hace tan solo un par de décadas la hermosa región pantanosa que se encuentra detrás de la sede del Distrito Escolar del Valle de Boulder en East Arapahoe Road era el vertedero de escritorios desechados y basura de las escuelas del distrito.


Students walk down to lake at Sombrero Marsh.


“Lo más sorprendente para mí es que era un basurero, pero ahora es un pantano vivo y próspero”, dijo un padre de la Escuela Primaria Lafayette, Paul Martin, mientras acompañaba a su hijo durante una excursión a Sombrero Marsh. “Fue increíblemente hermoso pararse allí, mirar hacia las montañas y ver un pelícano blanco surcando el cielo con las montañas nevadas de fondo. Es lo más bello que se puede imaginar y está justo en medio de la ciudad”.


El agua cristalina y las praderas circundantes, llenas de vida silvestre desde aves hasta coyotes e insectos, es ahora el lugar perfecto para las visitas de los escolares, y esto gracias a una asociación pionera formada en 2001. BVSD, Boulder Open Space y Thorne Nature Experience se unieron para limpiar Sombrero Marsh y transformarlo en un centro de educación ambiental.


“Espacios Abiertos (Open Space) y Parques de Montaña (Mountain Parks) de la Ciudad de Boulder compraron los 45 acres alrededor de Sombrero Marsh, y con el dinero, el BVSD construyó este centro con la idea de proporcionar educación ambiental a través de los programas Experiencias en la Naturaleza Thorne (Thorne Nature Experience). Se trata de una colaboración realmente increíble entre las tres entidades para conectar a los jóvenes de nuestra comunidad con la naturaleza”, explicó la directora de los programas educativos ‘Experiencias en la Naturaleza Thorne’, Erin Saunders.


Cada año, los estudiantes de 2º grado del BVSD van al pantano durante el año escolar, donde, a través de exploración práctica, tienen la oportunidad de aprender un poco de todo, desde cómo se restauró el pantano hasta su vida silvestre, todo enseñado por voluntarios de la comunidad.


El estudiante de la Escuela Primaria Lafayette, Dzinuvi Nuku, dice que su parte favorita fue el laboratorio de agua.


“Estábamos buscando bichos e insectos en el agua y encontramos algunas cosas. Encontramos un caracol”, dijo Nuku. “Está muy bien. Hay muchos animales y puedes explorar”.


Students look for wildlife from a bird blind at Sombrero Marsh

“Cuando la educación está llena de alegría, es práctica y se basa en la zona inmediata, los niños disfrutan aprendiendo y están en mejores condiciones para conectarse con la región que están estudiando. De este tipo de experiencias del mundo real en la naturaleza es de donde nacen el valor de la gestión responsable”, explicó Saunders.


“Una de las cosas que realmente les llamó la atención es que esto fue un basurero y que, de seguir así, habríamos estado parados sobre ocho o nueve pies de basura”, agregó la maestra de 2º grado de la Escuela Primaria Lafayette, Danielle Marshall. “Los estudiantes aprendieron que, con el tiempo, esto ha pasado de ser un océano durante la era de los dinosaurios, a ser un pantano, luego un vertedero y luego otra vez un pantano, y que podemos arreglar las cosas. Creo que ese es el mejor mensaje que podemos dar a los niños de hoy. Como adultos, a veces complicamos las cosas, pero ustedes niños tienen grandes ideas y miren lo que pueden arreglar y hacer. Pueden hacer del mundo un lugar mejor. Esto significa mucho para ellos”.


Durante la visita, expertos guías de Experiencias en la Naturaleza Thorne llevaron a los niños de 2º grado a la ciénaga, permitiéndoles orientarse con brújulas, examinar insectos y mosquitos, y al mismo tiempo proporcionándoles información sobre la vida silvestre y los hábitats que están explorando.


“Fue realmente genial. Yo atrapé saltamontes”, dijo Tristan Martin. “Lo pasé de maravilla porque podía explorar la naturaleza y aprendí que puedes comer saltamontes”.


Los estudios demuestran que es este tipo de aprendizaje práctico y auténtico el que se ‘queda’ en los estudiantes por más tiempo.


Girls take a wind speed measurement during their field trip to Sombrero Marsh

“Como sabemos por la pirámide de aprendizaje, recordaremos el 90 por ciento de lo que hacemos, pero como mucho sólo el 10 por ciento de lo que nos dicen. Este es el ejemplo perfecto de cómo pueden tomar los conceptos que han aprendido, anclarlos y aplicarlos a sus vidas reales y a todas las otras unidades que hemos cubierto también”, explicó Marshall. “Recordarán todo lo que hicimos hoy, porque fue muy práctico”.


Además, todas las actividades durante la excursión están relacionadas con los estándares estatales y el aprendizaje que ocurre en los salones de 2º grado del BVSD.


“Cuando Thorne escribió este plan de estudios, nos sentamos con los maestros de 2º grado del Distrito Escolar del Valle de Boulder y les preguntamos qué querían de una excursión a la naturaleza. Los maestros ayudaron a diseñar la programación de modo que mejorara y enriqueciera el aprendizaje que ya estaba sucediendo en el salón”, dijo Saunders.


“Esto tiene que ver con lo que aprendimos sobre mapas, esto con nuestro clima, esto con nuestro ciclo del agua”, dijo Marshall, nombrando las unidades que han cubierto este año. “Es una manera estupenda de que se den cuenta que lo que han aprendido se aplica en el mundo real, o cómo pueden tener un trabajo en el mundo real relacionada con esto. Cómo pueden ampliarlo para obtener más información. Simplemente crea momentos que recordarán”.


Además, dice que la índole táctil y multidisciplinaria de las actividades de Sombrero Marsh se conecta con aquellos estudiantes que no siempre prosperan en el salón típico.


Students and a teacher look at a grasshopper netted by one of the kids.


“Dos de mis alumnos con mayores desafíos de conducta estaban muy involucrados y entusiasmados porque lo estaban haciendo muy bien”, dijo Marshall. “Pueden involucrarse en la parte práctica y a la vez darse cuenta de que los científicos tienen que escribir. Entonces les cuesta menos escribir sobre sus resultados o sobre lo que aprendieron”.


Cuando las excursiones comenzaron hace 15 años, Thorne empezó con los estudiantes de 4º grado, pero se dio cuenta de que esos estudiantes tenían más oportunidades de educación ambiental que otros grados. Por eso hicieron un cambio hace un par de años.


“Decidimos cambiar las edades para igualar las oportunidades para los niños”, dijo Saunders. “La oferta de educación ambiental en los primeros años de primaria era algo menor, así que cambiamos a 2º grado”.


Además de eso, todos sabemos que cuanto antes lleguemos a los estudiantes, mejor.


“El objetivo final para Thorne es desarrollar la administración responsable de la tierra”, explicó Saunders. “Se ha hecho mucha investigación y lo que todo esto muestra es que lo que más contribuye al sentido de administración responsable de la tierra es crear una conexión emocional con la naturaleza. Esa conexión ocurre mejor cuando los niños tienen tiempo para explorar y seguir su propia curiosidad sobre la naturaleza. Cuanto antes se conecten los niños con la naturaleza, más probable será que ésta sea parte de sus vidas para toda la vida”.


Saunders dice que esta conexión con la naturaleza se necesita ahora más que nunca.


Close up of a grasshopper caught by a student during a field trip to Sombrero Marsh


“Cuando regreso a mi infancia mentalmente, me resulta muy fácil traer a la memoria recuerdos de mis actividades favoritas en la naturaleza. Mis padres me decían que ‘jugara afuera y que no volviera a casa hasta la hora de la cena’, y durante aquellos momentos yo tenía para mí todo aquel mundo imaginario repleto de juegos”, dijo Saunders. “En las últimas décadas, el acceso de los niños a ese tipo de juegos frecuentes en la naturaleza y no estructurados se ha vuelto mucho menos común que cuando éramos niños. Nuestras vidas excesivamente programadas, los temores de los padres, la urbanización y la tecnología han influido profundamente en la cantidad de tiempo que los niños pasan al aire libre. De hecho, los estudios han demostrado que, en la actualidad, los niños estadounidenses pasan casi ocho horas al día frente a medios electrónicos y apenas 30 minutos por semana en juegos al aire libre no estructurados”.


Experiencias en la Naturaleza Thorne pone todo su empeño en proporcionar a los jóvenes de nuestra comunidad oportunidades para conectarse con la naturaleza a través de una serie de programas, además de las excursiones de 2º grado. Conviértase en un líder voluntario para los programas de Excursiones y aprenda más sobre los Programas Escolares de Thorne y los Campamentos de Verano, incluyendo Nature Kids en Lafayette en su sitio web, thornenature.org