Home > Communications > Noticias del BVSD  
Trip-Tracker


Un singular programa que alienta a los estudiantes a caminar, ir en bicicleta o compartir un auto para ir a la escuela

BTSD spring 2017 21.jpg

BOULDER — ¿Sabía que los estudiantes pueden obtener créditos para todo, para minigolf, artículos deportivos o hasta helados, simplemente por caminar o ir en bicicleta a la escuela? El programa Trip Tracker del Distrito Escolar del Valle de Boulder tiene como objetivo alentar a los estudiantes y sus familias a utilizar alternativas al vehículo familiar como medio de transporte a las escuelas del BVSD.

“Premiamos a los niños por cualquier cosa que no sea llegar en carro hasta la puerta de la escuela”, explicó Peter Hurst, el director del programa Trip Tracker. “Si van en bicicleta, en autobús o en auto compartido, o incluso si los padres estacionan el carro a unas pocas cuadras de distancia y caminan con ellos hasta la entrada, se les da una recompensa por haber hecho un recorrido ecológico (green trip)”.

Anualmente, unos 4000 estudiantes de 21 escuelas participan en el programa. El año pasado, ganaron unos $120,000 dólares Trip Tracker, que se pueden utilizar en unos 60 negocios en el valle de Boulder.

“Es una mezcla de verdad”, dijo Hurst. “Realmente me encanta que las empresas participen en este programa, en el que los niños pueden comprar algo que pueden usar, como un palo de hockey, un palo de lacrosse o una patineta”.

“Dejamos que niños y sus familias decidan”, agregó Hurst. “Helado y Gateway son muy populares”.

De hecho, según Hurst, las tiendas más frecuentadas son Glacier Ice Cream, Gateway Fun Center, Play It Again Sports y Alfalfa's. En el sitio web de Trip Tracker hay una lista completa.

“Muchos de los negocios me transmiten lo contentos que están de que los niños vengan con sus dólares y lo que les emociona ver lo entusiasmados que están los niños de haberse ganado esos dólares”, dijo Hurst.

Los estudiantes ganan un dólar Trip Tracker por cada 5 'recorridos ecológicos que hagan a la escuela y reciben un dólar adicional por cada 12 millas que reporten en un medio de transporte activo, como caminar o andar en bicicleta.

“Como promedio, un niño gana 8 dólares al mes”, dijo Hurst.

En los establecimientos que participan en el programa, los dólares Trip Tracker se usan como si fueran efectivo. Con ayuda de dólares recaudados, a las tiendas se les reembolsan 50 centavos por cada dólar.

Es importante tener en cuenta que muchas de las tiendas tienen un límite de cuántos dólares Trip Tracker se pueden usar en una visita, con la notable excepción de Alfalfa.

“Alfalfa ha sido increíble. No han puesto límite a la cantidad de dólares que aceptan de una familia, por lo que uno puede ir y llenar su canasta de comestibles”, dijo Hurst. “Lo llevan haciendo desde hace varios años. Es un gran compromiso por su parte”.

Además, las familias pueden optar por donar los dólares Trip Tracker a una organización local sin fines de lucro.

“Eso fomenta el impulso filantrópico en los niños”, dijo Hurst. “Hay algunos padres que solo participan porque les permito esa opción”.

Hurst cree que el programa Trip Tracker es único. Si bien muchos distritos escolares ofrecen incentivos a corto plazo, pocos de ellos son a largo plazo, ofrecen sus propias monedas o permiten que las organizaciones sin fines de lucro se beneficien de los esfuerzos.

“Francamente, no creo que haya un programa como este en todo el país. Nunca me he encontrado con algo así y he participado en conferencias nacionales”, dijo Hurst.

El esfuerzo comenzó hace unos ocho años, mientras Hurst trabajaba en una subvención destinada a aumentar el número de usuarios de RTD y el uso de vehículos compartidos. Se le ocurrió la idea un día mientras observaba a padres que dejaban a sus hijos en una escuela cerca de su casa.

“Ver a todos esos conductores distraídos con sus celulares, esperando para recoger a sus hijos y sus hijos corriendo entre los automóviles, es simplemente una pesadilla”, dijo Hurst.

Así que se le ocurrió que se podría mejorar la seguridad con un sistema de recompensas, por no mencionar otros beneficios.

“Hay otras buenas razones, incluida la buena condición física. Tener niños activos, y el hecho de que hay investigaciones que demuestran que caminar tan solo 10 minutos a la escuela prepara mejor a los niños para el día que dejarlos en la puerta de entrada”, dijo Hurst. “Simplemente animo a los padres a que lo hagan. Incluso si estacionan el carro y caminan algunas cuadras, es realmente útil y es un buen momento para pasarlo con sus hijos”.

De cara al futuro, a Hurst le gustaría ver que el programa se expandiera a más escuelas, especialmente a aquellas fuera de la Ciudad de Boulder. Si está interesado en obtener más información o involucrar a su escuela, vaya a la página de Trip Tracker en www.bvsd.org/tracker.